El fin y el comienzo - CAS
Tuesday, September 19, 2006, 10:17 PM
Por fin llegó en momento de escribir...
Es una tarde perfectamente despejada, en la soledad de un domingo Porteño, con el sol que lentamente desaparece entre los edificios de Montserrat, el barrio de Buenos Aires donde desde hace una semana vivo en casa de mis amigas...



Siento que es el fin de algo. Es el fin de un viaje. El mío, en el sur del America del Sur.
Terminado, como es justo, desde donde comenzó: ese Buenos Aires que otra vez me acoge antes de despedirme (no) definitivamente de esta Argentina encantadora.



Es el fin de un verano boreal y de un inverno austral.
Como el fin de una era: las WTC y el pentágono que se desmoronan ante mis ojos incrédulos, y las bombas y las decapitaciones en nombre de Allah, en esta tercera guerra mundial no declarada.
Sabiendo que todavía no conocemos los responsables de todo eso. Concientes que tenemos que convivir en un mundo malo. Con la esperanza de un cambio.

Es el fin de las vacaciones y de un sueño.



Como el mundial de futbol ganado por Italia que se derrama en un cabezazo “de no arrepentirse”. Como es justo, dado que el cabezazo lo echó el mejor al peor.
Es el fin del Britannico, el re famoso café de San Telmo que cierra a pesar de las protestas y de las perplejidades de la gente del barrio.



Es el fin de un amor. Cuando quedan grabadas en la memoria las últimas palabras duras que lo mataron, ofuscando toda la poesía y las esperanzas que le permitieron nacer.
Es el fin del nuevo milagro económico, que ya se detuvo en su nacimiento por los horrores del 2001. Hoy en Argentina falta una seria alternativa al peronismo. En Italia tenemos otro gobierno con el cual quejarse. Chicos, que lindo es vivir todo eso desde lejos!!!



Vuelve el otoño. Vuelve la primavera. Bienvenidos.
Es el fin de la neblina. Porque aquí en Buenos Aires mis ojos vuelven a ver. No por magia, sino por una operación láser última generación y por la capacidad y la experiencia de Ernesto Rinenberg, en el cual confié (y dejé mi dinero, claro) y que me arregló bárbaro los ojitos azules.



Ya veo más claros los detalles que perdí en los últimos años. Miro a las sutilezas de las personas.
Veo nuevos amores que crecen: llenos de esperanzas, de proyectos, de temores. Veo que la selección Italiana volverá perder.
Veo que los que conspiraron contre la humanidad, antes o después pagarán. Por supuesto que pagarán. Claro que pagaran!
Y eso será global. Yo adoro la globalización.



Veo que las personas seguirán a matándose en nombre de dios. Entiendo que la distancia entre las personas ayuda más que la cercanía.
Pero la muerte, que por los tarot es cambio, permite a cada uno cultivar pensamientos positivos en el futuro.
Y yo estoy forjado de futuro.
Veo que mi viaje puede reanudar.



Buenos Aires es el lugar perfecto para ir más allá, para ver hacia adelante. Para detenerse y reanudar.
También es el lugar perfecto – por lo menos hoy pienso así – para publicar un libro.
También mucho de mundo me pide sitios web, y reanudo con mi pasada profesíón...estoy trabajando!
Así pasé los últimos meses metropolitanos, inmerso en el pasaje entre el fin de un sueño y el comienzo de un nuevo, increíble objetivo. Desde mi llegada Miguel me hospedó en su linda casa de San Telmo.



Un ambiente tan favorable que me permitió escribir, traducir, concentrarme sobre este nuevo capitulo de mi vida. El poeta. El loco. El gesto y la acción. Gracias a Miguel, Hugo y Mabel los caseros me han mimado como a un principito, aunque a Hugo le parecía bien raro verme pasar mis días y mis noches, encerrado en casa, frente a la computadora. Soy un verdadero fanático de la libertad, e internet, hoy, es la expresión más evidente.



Miro a mi amor desaparecer en esta inmensa pampa austral. Derramé las semillas más allá de los límites conocidos. Parece tierra árida, pero estoy convencido que un día florecerá y yo podré comer de esa cosecha.



Dejando Chile y Valparaíso, subí al Aconcagua: la cumbre más alta de los dos continentes Americanos. Dormí una noche en Uspallata antes de conocer Mendoza. Mendoza es una gran ciudad, bien distinta de la Bariloche Alemana, que perfectamente orientada hacia el norte, hacia el sol, desde la pendiente del cerro desciende hacia el lago Nahuel Huapi.



Mendoza es una ciudad mucho más oscura, toda plana, todo cuadras, calles y avenidas y sólo al fondo se distinguen las montañas. Mendoza es la ciudad melliza (o tal vez, sólo me hace recordar una gemela): desde Lujan de Cuyo hasta Las Heras, pasando por Benegas, Godoy Cruz y el centro, son 25 kilometros de casas, casas, casas.



Hermosa para enamorase, pero a veces fría, lejana y aislada, Mendoza ofrece buenos hospitales y las viñas mas famosas de Argentina: Nieto Senetiner, Cadus, Las Terrazas, Graffigna, Navarro Correas, Trapiche, Catena Zapata, Familia Zuccardi, son solamente algunas de las tantas bodegas Mendocinas que hacen de Argentina (gracias también a los pioneros tanos) un excelente productor de vino.



Mendoza es Mariana y su familia. Gente sencilla, fuerte, acogedora. Todos tanos: Indovino y Polimeni son los apellidos que conocí y que por siempre llevaré en el corazón.
También llevo a todas las chicas a volar en parapente y con ellas yo vuelo más lejos que nunca.



Después, con la Bambi y Mariana reanudo hacia Córdoba y Carlos Paz. Córdoba la segunda ciudad de Argentina. Córdoba universitaria. Córdoba histórica. Córdoba la Meca del parapente y me voy hasta la cumbre a ver si se puede… pero está lloviendo y estoy cansado.
Cansado de verdad. Necesito descanso.
Y la meta Buenos Aires está siempre más cerca.
Dejo a Mariana. Mariana la loca, Mariana la mochilera, Mariana la independiente, Mariana la compinche. Como estás, linda?



Pero antes de volver a Buenos Aires paso por lo de Marta y Jorge, en Venado Tuerto.



También ellos viajan en motorhome y sobretodo me han acompañado cariñosamente por todo mi viaje al Sur, escribiéndome e invitándome. Tengo ganas de charlar con ellos y tengo razón: es una onda nueva, bárbara, llena de intereses y relaciones… los chicos saben cómo divertirse, ni hablar. Me organizan dos entrevistas. Una con un diario y una en televisión ….no pensaba que yo era tan interesante.



Tanto Norma Ramona Migueles, con una perfecta capacidad de interpretación y armonía de expresión, y Juan Carlos Rodríguez, también él poeta vivo y positivo, trazaron retratos míos que dejo con gusto a la natural indiferencia de los años futuros.
Tomo fotografías de la Avenida Sarmiento como si fuera Valeria Mazza. Y reanudo.



Un problema en el turbo de la Bambi me acompaña durante los últimos 500 kilometros, y tengo que bancarme a 70 por hora con un humo negro por el que en Italia me arrestarían.



En Buenos Aires encuentro a Gabriela, renacida tras la triste experiencia de su ex novio. Ya tiene la sonrisa que merece, la buena onda y la dulzura que solo una cordobesa tiene. Gracias a Gabriela conozco a Mariana. Divertida e irónica, es tan interesante que querría frecuentarla más de lo que hice. Hablarle y escuchar su vida en nuevas lenguas. Que no es una vida cualquiera. Pero sé que puedo dar poco en este periodo egoísta dedicado a mí mismo. Aunque espero verla. Sí, lo espero.



A través de Gabriela conozco también a Matías.
Matías Vernengo poeta y editor de Buenos Aires. Gracias a Matías mi idea del libro toma forma. El me ayuda en todo lo que necesito. Decidimos que la versión será en Porteño. Al fin, es la manera de expresarse que siento más cerca al italiano y, aunque nadie todavía me cambia por un autóctono, uso los términos de una forma bárbara.
Después del trabajo de corrección, Matías conseguirá la forma mejor para publicar.



Jesús Martínez Mogrovejo es amigo de Miguel y Simonetta. Poeta peruano que vive en Paris. El también me va ayudar con la versión Francesa. Estoy chocho. Faltaba sólo la versión Inglésa, que esperaba arreglar con Amelia, en Italia. En cambio, noticia de hoy, Wendell Rickett, de Honolulu, Hawaii, se hará cargo de eso.



Encima, con Jesús en una noche que cenamos en el Des Nivel, conozco a Mariana. Otra Mariana. Arquitecta curiosa y alegre. Desde la primera mirada supe que con ella iba a pasar algo lindo. De hecho fue así. Entre otras cosas, que aquí censuro, me pone en contacto con Marcelo Silva, poeta que vive en Brasil, en Foz de Iguaçu. Y Marcelo, inesperada y espontáneamente, se ofrece para traducir mis poemas al Portugués.
Que decir? La vida es una sorpresa y Buenos Aires está lleno de vida!



Miguel va y viene de Europa y México. Simonetta pasa sus vacaciones de verano en Italia. Micaela va y viene de Suiza, tras su divorcio después de 25 años. Jesús viaja a Peru y vuelve.
Yo voy a Ezeiza para llevar a Miguel, Jesús Micaela y Simonetta. Ellos se van y vienen. Yo me quedo. Asombroso.



Queda Carolina que organiza la fiesta de mi cumpleaños en su casa. ….Que raro! Mi cumple cae el 11 de Agosto, y aparte hace muchos años, cuando lo pasaba en Auronzo, en compañía de mis parientes y los amigos, no estaba acostumbrado a festejarlo…



En el 2004 estaba en Milano, solo, proyectando mi vida futura. En el 2005 llegué a Antofagasta, para ver el Océano Pacifico. Yo y la Bambi, solos y bellísimos.
Hoy me encuentro rodeado de bellezas porteñas y de amistad. La misma buena onda que descubrí en diciembre. Carolina es una divina. Ya es amiga de Gabriela y esto me parece re gracioso. Me merezco un premio por eso?



No tengo tiempo para ver a todos….entre otros, Carlos, Adolfo, Fanny, Marcelo, Mami y Sebastián son las “victimas” de este periodo.
Desde hace meses Carolina está tratando de vender el departamento donde la conocí. Lo muestro a Micaela que quiere vivir acá y Micaela se enamora. No de Caro, de su departamento… Deja una reserva a Caro y vuelve a Suiza para arreglar sus cosas, antes de regresar a Buenos Aires.
En este negocio, yo aprovecho y ya paso mi tiempo en el departamentito que conocí en diciembre y que siempre me gustó.



Paso muchas tardes trabajando para el libro con Matías. Recién terminamos de afinar la versión Porteña, mientras que Jesús y Marcelo van completando las otras.
Será un éxito o un fracaso? A quién le importa?



Marta y Jorge vienen dos veces a Capital, para festejar el cumpleaños de Marta y me permiten conocer el mundo mas alegre del mundo. Pero esto será un secreto. Je je.
Alessia y Charles pasan por acá y se enamoran de la ciudad. Ellos están dando la vuelta al mundo. Tienen once meses. Aunque confusos en una megalópolis, los viajeros se husmean y se reconocen. Nosotros nos reconocemos al toque. Pero no tenemos mucho tiempo….11 meses pasan rápido!!



Este fascinante quilombo de ciudad abierto las 24 horas con todos sus problemas y sus contradicciones…. Un domingo paseando con Miguel en la Boca, a lo largo de la vía atrás del Caminito, le comento que el lugar es bastante aislado y si va a pasar algo, estamos perdidos…



…. y un chabón, a los pocos minutos, se acerca proponiendo apurado: el dinero o te mato. Los vendedores contagian cuando son tan espontáneos, además en la mano el flaco tenía un argumento muy similar a una Beretta. La opción de la plata me parece bárbara y ejecuto.
Salimos ilesos de esta emoción tan fuerte y tan rápida. Yo estoy casi feliz por la experiencia, Miguel un poco menos.
En cada fin hay profundas verdades.
Y todos los fines sirven para recomenzar.



No puedo hablar de mi profunda verdad. Como todos los secretos del corazón, ya en el corazón está viviendo. Y no la quiero molestar.